Download Conversaciones con Seguin by Max Silva Tuesta PDF

By Max Silva Tuesta

Show description

Read Online or Download Conversaciones con Seguin PDF

Similar spanish books

Mientras mi Preciosa Duerme Spanish

Todo el hechizo y el suspense de los angeles maestra del mystery. Neeve Kearny debe de ser l. a. única personality en Nueva York preocupada por los angeles desaparición de Ethel Lambston. Ethel, una famosa reportera de ecos de sociedad, es una de las mejores clientas de l. a. lujosa boutique que Neeve posee en Madison road.

Additional resources for Conversaciones con Seguin

Sample text

Una cosa . es, pues, el amor mismo y otra el marco en el que el pro­ ceso curativo (que no es sino un aspecto del amor) se aplica. Aun con la suspensión del tratamiento, el Eros no desaparece y no tiene por qué desaparecer. El pago es una condición (cuan­ do lo es) para el tratamiento, pero no para el amor. MS. ¡Quién puede negar la enorme importancia que tiene el Eros psícoterapéutíco en ese cambio radical del amor condi­ cionado y rector de la vida de quien sufre y hace sufrir exce­ sivamente, en el amor incondicionado que regirá en lo sucesivo su existencia!

Creo también que fo in­ completo de él me favoreció, al impedir que me fanatizara y me entregara completamente a la religión psicoanalítica. Seguí también cursos en la Asociación Psicoanalítica Ame­ ricana y seminarios con Bertram Lewin, entonces profesor de Columbia University. MS. ¿Quiere decir que un modo de sortear el peligro del fanatismo psicoanalítico es realizar un análisis personal incom­ pleto? AS. Ante todo, no creo que pueda hablarse de un "análi­ sis completo". Nunca se intentó como tal y Freud mismo nos 33 dice, en su Análisis terminable e interminable, que no se pue­ de pretender, de ninguna manera, otra cosa que "lograr fas con­ diciones psicológicas posibles para las funciones del yo''.

Hace poco se. ha definido como Horno Eroticus, ¿eso quiere decir que Thánatos no tiene que ver nada con usted? AS. Debo decirle, con un poco de vergüenza, que el odio no ha jugado ningún papel en mi vida. Creo que, aunque pa­ rezca mentira, no sé odiar. Por más que trato de hacerlo, no puedo recordar a ninguna persona a quien odie o haya. odiado. Las acciones "odiosas" me producen una especie de pena, como si algo se hubiera perdido. MS. ¿Qué hace usted entonces con su Thánatos? ¿Quiere decir que, si los disparos de éste no son hacia fuera lo son ha­ cia dentro?

Download PDF sample

Rated 4.32 of 5 – based on 37 votes