Download El Testamento Maya the Maya Testament by Steve Alten PDF

By Steve Alten

Show description

Read Online or Download El Testamento Maya the Maya Testament PDF

Best spanish books

Mientras mi Preciosa Duerme Spanish

Todo el hechizo y el suspense de l. a. maestra del mystery. Neeve Kearny debe de ser los angeles única character en Nueva York preocupada por los angeles desaparición de Ethel Lambston. Ethel, una famosa reportera de ecos de sociedad, es una de las mejores clientas de los angeles lujosa boutique que Neeve posee en Madison street.

Extra resources for El Testamento Maya the Maya Testament

Example text

Fue algo más. No puedo explicarlo. Lo único que sé es que me importas, y tengo sentimientos confusos. —Mick, me siento halagada, de verdad que sí, pero opino que tienes razón, tus sentimientos son confusos, y... Él sonríe con tristeza, sin hacer caso de lo que dice. —Eres preciosa. 43 SStteevvee A Alltteenn E Ell TTeessttaam meennttoo M Maayyaa Se inclina hacia delante, le toca la mejilla, y a continuación alza una mano y le suelta el cabello negro azabache. Ella cierra los ojos y siente cómo le cae por la espalda la melena suelta, ganando peso con la lluvia.

Tú crees en el destino? — ¿El destino? — ¿Crees que nuestra vida, nuestro futuro, está...? No importa, olvídalo. — ¿Que si creo que lo que nos ocurre está programado de antemano? —Sí. —Creo que podemos escoger. Creo que depende de nosotros escoger el destino que hemos de perseguir. — ¿Te has enamorado alguna vez? Dominique, impotente, clava la mirada en esos brillantes ojos de cachorrito. —Me he acercado en unas cuantas ocasiones. Pero nunca funcionó. —Sonríe—. Supongo que no estaban llamadas a formar parte de mi destino.

Hice lo que consideré más conveniente. —Dominique, yo te di mi palabra de que jamás te mentiría. —Levanta la cabeza y señala la cicatriz de siete centímetros que le recorre la mandíbula—. Antes de intentar violarme, Griggs me amenazó con cortarme el cuello. » —Mick, caramba, lo siento mucho. En nuestra última entrevista, cuando me zarandeaste... —Fue culpa mía. Me acaloré. Llevo tanto tiempo encerrado... que hay veces que... en fin, que me cuesta trabajo conservar la calma. No socializo bien, pero te juro que en ningún momento fue mi intención hacerte daño.

Download PDF sample

Rated 4.02 of 5 – based on 7 votes