Download Enquiridión by Epicteto PDF

By Epicteto

Un resumen de las enseñanzas de Epicteto, que nació esclavo, llegó a ser uno de los filósofos más célebres de su tiempo.

Show description

Read Online or Download Enquiridión PDF

Best spanish books

Mientras mi Preciosa Duerme Spanish

Todo el hechizo y el suspense de los angeles maestra del mystery. Neeve Kearny debe de ser l. a. única personality en Nueva York preocupada por los angeles desaparición de Ethel Lambston. Ethel, una famosa reportera de ecos de sociedad, es una de las mejores clientas de los angeles lujosa boutique que Neeve posee en Madison street.

Extra info for Enquiridión

Sample text

Respondióle que sí, y con la más nueva forma de juramento que en su vida había visto. -Pues si ha jurado -dijo Leonora-, asido le tenemos. ¡Oh, qué avisada que anduve en hacelle que jurase! En esto, llegó toda la caterva junta, y el músico en medio, alumbrándolos el negro y Guiomar la negra. Y, viendo Loaysa a Leonora, hizo muestras de arrojársele a los pies para besarle las manos. Ella, callando y por señas, le hizo levantar, y todas estaban como mudas, sin osar hablar, temerosas que su señor las oyese; lo cual considerado por Loaysa, les dijo que bien podían hablar alto, porque el ungüento con que estaba untado su señor tenía tal virtud que, fuera de quitar la vida, ponía a un hombre como muerto.

Y 55 cuando en el aposento no halló a su esposa, y le vio abierto y que le faltaba la llave de entre los colchones, pensó perder el juicio. Pero, reportándose un poco, salió al corredor, y de allí, andando pie ante pie por no ser sentido, llegó a la sala donde la dueña dormía; y, viéndola sola, sin Leonora, fue al aposento de la dueña, y, abriendo la puerta muy quedo, vio lo que nunca quisiera haber visto, vio lo que diera por bien empleado no tener ojos para verlo: vio a Leonora en brazos de Loaysa, durmiendo tan a sueño suelto como si en ellos obrara la virtud del ungüento y no en el celoso anciano.

Asimismo, se os debe acordar la diligencia que puse en vestirla y adornarla de todo aquello que ella se acertó a desear y yo alcancé a saber que le convenía. Ni más ni menos habéis visto, señores, cómo, llevado de mi natural condición y temeroso del mal de que, sin duda, he de morir, y experimentado por mi mucha edad en los estraños y varios acaescimientos del mundo, quise guardar esta joya, que yo escogí y vosotros me distes, con el mayor recato que me fue posible. 60 Alcé las murallas desta casa, quité la vista a las ventanas de la calle, doblé las cerraduras de las puertas, púsele torno como a monasterio; desterré perpetuamente della todo aquello que sombra o nombre de varón tuviese.

Download PDF sample

Rated 4.00 of 5 – based on 12 votes