Download Obra poética 2: Estrella de la mañana y poemas dispersos by Jacobo Fijman; Prólogo Carlos Riccardo PDF

By Jacobo Fijman; Prólogo Carlos Riccardo

Estrella de l. a. mañana
Poemas dispersos

Show description

Read or Download Obra poética 2: Estrella de la mañana y poemas dispersos PDF

Best spanish books

Mientras mi Preciosa Duerme Spanish

Todo el hechizo y el suspense de l. a. maestra del mystery. Neeve Kearny debe de ser l. a. única personality en Nueva York preocupada por l. a. desaparición de Ethel Lambston. Ethel, una famosa reportera de ecos de sociedad, es una de las mejores clientas de l. a. lujosa boutique que Neeve posee en Madison road.

Extra info for Obra poética 2: Estrella de la mañana y poemas dispersos

Sample text

Le miró con el ceño fruncido—. No entre con tanta parsimonia. Debe notársele un poco de entusiasmo en la manera de andar. Acaba de hacer un gran descubrimiento. —¿Qué descubrimiento, si puede saberse? —El tigre de dientes de sable, naturalmente. Que el público se dé cuenta de su entusiasmo. Que participen a través de usted en la emoción de esta maravilla. —No entiendo nada. Creía que todo este circo era para derretir el animal en directo. Conti puso los ojos en blanco. —Eso no da para setenta y cuatro minutos y medio deprime time.

Llevó a Logan al fondo del vestíbulo, que daba a un pasillo con moqueta mullida y grabados deportivos en las paredes. —El bunker tiene dos entradas —dijo—. Una gran puerta exterior en la parte trasera de la montaña (para los camiones y los vehículos pesados) y un ascensor detrás de la sala de reuniones del hotel. Nosotros entraremos por la segunda. Cruzaron una piscina cubierta adornada con falsos mármoles griegos, un salón de banquetes y otro de baile y entraron en la sala de reuniones, grande y bien decorada.

Por qué? Justo cuando el productor hacía la pregunta, Marshall vio que Sully se acercaba desde la base. Probablemente había oído el barullo de la última toma de Conti y quería investigar. El climatólogo había aprovechado cualquier ocasión para adular a Conti, ansioso de favores, y tal vez incluso de un papel secundario en la película. —El señor Conti acaba de explicarme la verdadera razón de su presencia aquí —dijo Marshall cuando Sully se unió al grupo. —¿Ah, sí? —dijo Sully—. ¿Cuál es? —Quieren sacar el esmilodonte de la cueva de hielo y derretirlo en directo ante las cámaras de televisión.

Download PDF sample

Rated 4.23 of 5 – based on 48 votes